Vivir es servir

En mis cortos años de vida he visto como mucha gente se preocupa por ser alguien conocido lleno de méritos que aplaudir, y esto no está mal, yo diría que eso es parte de nuestro paso por la vida.

 Ahora bien  percibo erróneo, la forma en cómo muchos quieren lograr sus objetivos. Existen personas que no tienen el más mínimo sentido de la cooperación, a decir verdad pareciera que hasta pronunciar esta palabra les cuesta, y la realidad es que, queramos o no, todos somos seres débiles con aflicciones que en  una situación determinada caemos a lo más profundo, pero siempre alguien está para extender esa mano amiga que alienta nuestras angustias hasta que nos reponemos y volvemos de pie a la jugada.

Y es por esta fragilidad de la que todos llegamos a ser víctimas, es que a veces me cuesta mucho comprender porque hay tantas personas que actúan de manera indiferente ante las pruebas que esta sobrellevando el prójimo. Es cierto que todos tenemos nuestra propia batalla, pero lograríamos la victoria más rápido si al momento de combatirla tuviéramos a alguien de nuestro lado.

Cada día me convenzo más de que servir a los demás es la mayor satisfacción que puedes lograr. Es por esto que aunque este en un momento difícil cambio el chip y busco una oportunidad para crecer, aprender, pero sobre todo para ser felíz.

La vida es un misterio difícil de entender, pero es la convivencia con los demás lo que nos hace apegarnos a ella.